.

Recomendaciones técnicas para el abordaje de tópicos medulares del área de Números en el Primer Año Escolar

Recursos

La enseñanza de la Matemática en el Primer Año Escolar, una importante aventura educativa que  merece atención

En la construcción del campo numérico en el nivel de primer año, es fundamental el uso de material concreto: semillas, paletas, botones, u otros, que permita al estudiante la manipulación y la conformación de conjuntos de objetos, el conteo y los agrupamientos. En esta primera etapa, se debe propiciar actividades lúdicas y juegos como el boliche, los yack sets, el Kalah y de recorrido, entre otros. Con estas actividades se pretende que el niño y la niña construyan sus propias estrategias de cálculo y sea capaz de expresar de manera verbal lo que ha construido o manipulado, potenciando así el cálculo mental.

De igual forma,  el abordaje de la suma y la resta de números naturales en situaciones problemáticas, constituye una tarea que requiere de una acción docente cuya mediación pedagógica implique actividades orientadas a la interpretación de enunciados orales, tomados del contexto en donde los educandos se desenvuelven. Al respecto Kamii, citado en Ríos (2001), menciona que:

Los niños construyen la aritmética de su propia realidad, la investigación ha mostrado que los problemas verbalizados son fácilmente solucionados por los niños de primer curso sin que haga falta una enseñanza formal.

El niño construye la aritmética a medida que estructura lógico-aritméticamente la realidad. “Este tiene dos barras de chocolate y su hermana le da dos más”, es el tipo de realidad a partir de la cual los niños crean el conocimiento de 2+2. Los conocimientos que llenan el mundo de los niños son los compañeros, las bicis, los libros de cuentos, los patines, etc., y estructuran las cantidades numéricas a medida que transitan por él. Hacer que el niño memorice 2 + 2, sin contenido, es contrario a la manera de darse el aprendizaje fuera de la clase.

En esta dinámica de trabajo, el rol del docente en el salón de clase debe estar centrado en el pensamiento del estudiante, más que en su habilidad para escribir respuestas correctas en un cuaderno o en una ficha. En concordancia con lo citado anteriormente, el pensamiento del niño y de la niña surge de su intuición natural y de su lógica, y se debe fomentar su desarrollo, en vez de definir acciones que son ajenas a su forma de pensamiento.

En los documentos adjuntos, se comparte con la comunidad educativa algunas estrategias para el diseño de actividades y el desarrollo de las lecciones de Matemática en el Primer Año Escolar.